Historia

En 1951 el Hermano Leonidas, Superior General, visitó a la recién creada comunidad de Caracas. En visita de paseo al Lago de Valencia, pasaron por Maracay. El Superior, al ver la ciudad, manifestó que sería bueno construir un colegio en ella.

Este deseo se iba a convertir en realidad gracias a los buenos oficios de Monseñor Lucas Guillermo Castillo, por entonces titular de la Diócesis de Caracas y de la que dependía eclesiásticamente Maracay. Ésta era una ciudad en pleno crecimiento y desarrollo con más de cien mil habitantes y que apenas contaba con un sacerdote que atendía una parroquia.

La ausencia de colegios católicos creaba un producto vacío religioso que era urgente atender. Para dar inicio a la nueva obra fue elegido el Hermano Agustín Fernández. El 12 de octubre de 1954 llegó a Maracay con la finalidad de buscar una casa para vivienda de los Hermanos y un lugar que sirviera de colegio. Mientras, fue acogido por la Beata María de San José en su casa.

El 29 de noviembre de 1954 los dos primeros Hermanos Agustín y Hermias Ángel Tomaron posesión de una casa alquilada en la calle Santos Michelena Oeste, Nº 91. Allí se inició el colegio que, por deseo del Sr. Obispo y en atención al patrono de la ciudad, llevaría el nombre de Colegio San José. El 27 de diciembre quedó completa la comunidad con la llegada del Hermano Lorenzo Noé.

Como siempre, hubo que adaptar salones de clases, adecuar pupitres (enviados por el Colegio Nuestra Sra. de Chiquinquirá) y otros arreglos menores, antes de abrir el nuevo colegio, el día 10 de enero. El costo de la mensualidad era de Bs. 40. El primer día asistieron tres alumnos, uno por cada Hermano. El día 11, eran cuatro alumnos y el día 12, cinco. Se iniciaba esta obra en la más pura tradición Marista: sencillez, humildad y pobreza.

La poca asistencia de los alumnos preocupaba a los Hermanos. Se pensó que la Zona no era adecuada. Por ese motivo el colegio se trasladó el 29 de abril a la Urbanización, Quinta Versalles, en la calle Mariño. Finalizó el año escolar con 16 alumnos. El problema no era el lugar, sino la fecha en que se había comenzado. El nuevo año escolar comenzó con 73 alumnos. El aumento de los alumnos obligó a buscar una sede más grande. El 19 de julio de 1956 se trasladó el colegio a la avenida Bolívar Este, Nº 37. Al abrirse el curso 1956 – 1957, el número de alumnos llegaba a 150, distribuidos en los cuatros primeros grados. En esta sede permaneció el colegio hasta el 16 de septiembre de 1963, en que se trasladó al sitio actual.

El año 1961 – 1962 se abrió el primer año de bachillerato; y en los posteriores, se añadió un año más hasta completar la primera etapa de secundaria. La primera promoción de graduandos no sería hasta julio de 1977, fecha en la que el número de alumnos sobrepasa los 600.

Para el curso 1978 – 1979, la disminución de Hermanos en Venezuela mueve a los superiores a tomar una dolorosa decisión: dejar el Colegio San José. Esta decisión no fue aceptada ni por los representantes, ni por el Obispo de la Diócesis. La ciudad se alarma. Aparecen remitidos contradictorios en los periódicos locales. Es un momento difícil. Finalmente, se llega a una solución intermedia: Los Hermanos ceden la dirección y coordinación a profesores seglares; pero queda una pequeña comunidad de tres Hermanos como testimonio de presencia Marista.

Al inicio de los años noventa, la provincia Marista asume con plenitud el Colegio San José, refuerza la comunidad con nuevos Hermanos y se completa la construcción pendiente desde los inicios. En 1990 reasume nuevamente un Hermano la dirección del colegio.

Facebook